La política de apertura de la aviación comercial al capital privado, promovida por el Ministerio de Transporte en condiciones ventajosas para los ingresantes, implica un perjuicio para la sustentabilidad de Aerolíneas Argentinas. Esto no sólo fue denunciado por los gremios del personal aeronáutico, sino que hasta la entonces presidenta de la compañía, Isela Costantini, habría pretendido exponer su enfoque en contra de los mecanismos de cesión de rutas aéreas a privados que se iba a implementar. Según trascendió, la desautorización del Ejecutivo a que se presentara a la audiencia pública que trataría las propuestas privadas promovió su renuncia. 
 La audiencia pública tuvo lugar en la última semana de diciembre y allí ocurrió lo previsto. Dos de las empresas que participaron –en total fueron cinco– tienen estrechos lazos con el Gobierno en cargos principalísimos. El vínculo de Avian Líneas Aéreas con MacAir, la firma aerocomercial de Socma, el grupo empresario de la familia Macri, es innegable. Avian es el nombre bajo el cual comienza a operar en Argentina la firma colombiana Avianca. A mediados del año pasado, se informó que MacAir había sido transferida a Avianca, para ser incorporada a las operaciones de Avian. Pero el grupo Macri no se fue del todo de la empresa, y hasta se presume que no se fue en absoluto, ya que conserva en los puestos de control a gente de su entera confianza y que, prácticamente, mantiene en Avian Líneas Aéreas el mismo rol que cumplía antes en MacAir. Uno de ellos es Carlos Colunga, vicepresidente de Avian, que antes dirigió MacAir. En la documentación que se revela en estas mismas páginas surge el nombre de Carlos Cobas, ex gerente de MacAir que hasta hoy figura en la planta de Avian Líneas Aéreas. Con un agravante: ocupa un cargo de director dentro de la Secretaría General de la Presidencia.
Fly Bondi, otra empresa aérea de las denominadas low cost,  también surge vinculada al gobierno. Richard Guy Gluzman, uno de sus dueños y fundador de Fly Bondi SA y FB Líneas Aéreas, en junio y septiembre de 2016, aparece cruzado en varias sociedades con Mario Quintana, el vicejefe de Gabinete, incluso como vicepresidente de Pegasus, la empresa principal del funcionario. Ambos, además, figuran como fundadores de la firma Gustos y Aromas SA en el año 2004. Hay un dato todavía más notable en el caso de este empresario francés de 63 años: desde marzo del año pasado, Richard Guy Gluzman fue incorporado en la función pública como empleado de Acumar (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, con el ambicioso cargo de “Coordinador de Mejoras Continuas”. 
Esta confusión de intereses se vio elevada al rango de escándalo cuando, como resultado del trámite de adjudicación de rutas aéreas, Avian y Fly Bondi no sólo resultaron las más favorecidas en proporción de propuestas aprobadas, sino que fueron privilegiadas con las más rentables. El trámite aún está incompleto, porque las rutas aún no fueron adjudicadas, pero ya pasaron por el filtro de la aprobación de la Junta Asesora (dependiente del Ministerio de Transporte) que las dejó colocadas en primera línea con: 26 rutas aprobadas para Avian en igual cantidad de rutas solicitadas (cero rechazo), y 69 rutas aprobadas para Fly Bondi sobre 99 pedidas (el 70 por ciento de aceptación).
Pagina 12