7 de abril de 2020

Amado Boudou libre: "La actuación de Alberto Fernández frente al coronavirus es descollante"

El exvicepresidente habló del reencuentro con su familia, de las lágrimas que derramó cuando se enteró de que iba a ser liberado y de la marcha del Gobierno. Se comprometió a seguir en contacto con los familiares de los presos políticos.
Amado Boudou está desde anoche en su casa, con tobillera electrónica, porque la justicia hizo lugar a un pedido de su defensa para que el exvicepresidente cumpla arresto domiciliario
Todavía no termina de caer. Amado Boudou está desde anoche en su casa, con tobillera electrónica, porque la justicia hizo lugar a un pedido de su defensa para que el exvicepresidente cumpla arresto domiciliario. Llegó a su casa y abrazó a Mónica, su mujer, pero no quiso despertar a sus hijos Simón y León, con quien el reencuentro se produjo recién esta mañana. "Llegué anoche y nos quedamos con Mónica esperando que los chicos se despertaran", dijo en declaraciones radiales.
Sobre la pandemia de coronavirus y las medidas que tomó el Presidente, dijo: "Hay que reacomodarse a esto, todo el mundo la está pasando muy mal. La medida que tomó el Presidente es ejemplar, lo de él es descollante porque lo más fácil hubiera sido hacer como si nada pasara. Estamos minimizando el riesgo, que nunca va a ser cero. Va a haber dolor y una secuela económica, pero lo que está haciendo el gobierno argentino es lo que hay que hacer".
"Agradezco a todos y todas los que nos fueron a visitar y hay que seguir haciéndolo a todos cuando termine la pandemia", sostuvo. Y Prometió que va a seguir luchando para que cesen las detenciones arbitrarias: "Voy a seguir en contacto de las organizaciones y los familiares y las familiares de los que están detenidos porque esta lucha tiene que continuar". Confesó que cuando se enteró de que se iba a ir a su casa, lloró: "Algún lagrimón largué. Cuando es de alegría o de emoción, una lágrima vale la pena. De las otras, no".
Pagina 12

Empeoró su estado de salud

Boris Johnson en terapia intensiva por el coronavirus  

El primer ministro británico fue ingresado a la sala de cuidados intensivos luego de haber sido internado ayer. Downing Street informó que Johnson será reemplazado por el canciller Dominic Raab "en lo que sea necesario".
Por Marcelo Justo
Desde Londres
El primer ministro Boris Johnson se encuentra en terapia intensiva luego de ser internado en el Hospital Saint Thomas de Londres el domingo por la noche. Un portavoz de 10 Downing Street indicó que el mismo Johnson le solicitó al canciller Dominic Raab que se hiciera cargo del gobierno “en la medida en que fuera necesario”.
En un comunicado 10 Downing Street detalló la situación del líder conservador. “En el curso de la tarde la situación del primer ministro empeoró y por consejo de su equipo médico fue trasladado a la unidad de terapia intensiva del hospital. El primer ministro está recbiendo una excelente atención y le agradece al personal del Servicio Nacional de Salud (NHS) por su cuidado y dedicación”.
El gobierno había buscado restar importancia a la internación durante todo el día, restringiendo la información o limitando su alcance a una mera precaución. El mismo Johnson había enviado por la tarde un tuit marcadamente optimista. “Anoche por consejo de mi doctor me interné para realizar una serie de pruebas de rutina ya que todavía estoy experimentando síntomas de coronavirus. Estoy de muy buen ánimo y en pleno contacto con mi equipo en la lucha contra este virus”
Last night, on the advice of my doctor, I went into hospital for some routine tests as I’m still experiencing coronavirus symptoms. I’m in good spirits and keeping in touch with my team, as we work together to fight this virus and keep everyone safe.
Entre líneas, estaba claro que ni el típico optimismo de Johnson ni el tono calmo de sus portavoces podían ocultar que su evolución médica era problemática. Desde que Johnson anunció el 27 marzo por Twitter que tenía coronavirus, la línea oficial había sido que se trataba de una sintomatología suave. Con la internación el domingo esa línea era insostenible. El gobierno se vio obligado a responder preguntas sobre asistencia respiratoria y neumonía. Una noticia de un medio ruso señalaba este lunes por la mañana que Johnson estaba con respirador, información que Downing Street negó rotundamente.
A falta de información precisa, el protocolo del Servicio Nacional de Salud (NHS) respecto al coronavirus dejaba en claro que había un nuevo horizonte médico.
Según el NHS, si aparecen síntomas del virus hay que quedarse en casa por una semana y tomar paracetamol. En caso de continuar los síntomas pasado este período el protocolo del NHS aconseja la internación en caso de que haya fuertes dificultadas para respirar, se escupa sangre al toser, haya un tono azulado de los labios o a cara, desmayo, poca o nula orina o confusión mental.
Johnson tiene 55 años y problemas de sobrepeso, uno de los rasgos que más comprometen a las personas que contraen coronavirus. Según los especialistas, sus médicos en Terapia Intensiva contarán con los datos recabados por las distintas pruebas de rigor a que se lo ha sometido para chequear el funcionamiento del hígado y el riñón, el nivel de oxígeno y la posible existencia de neumonía.
El nuevo líder de la oposición, el laborista Sir Keir Starmer, describió la noticia “como terriblemente triste” “Todo el país está pensando en el primer ministro y su familia durante este increíblemente difícil momento”, dijo Starmer. El exlíder de los conservadores, el diputado Ian Duncan Smith, indicó que el gobierno está preparado para esta eventualidad . “No tenemos que preocuparnos. Dominic Raab es perfectamente capaz y tiene mucha experiencia y muchos ministros competentes que van a asistirlo”, dijo. Raab presidió hoy la reunión diaria del gabinete de crisis que hace frente a la pandemia.
El ministro de salud Matthew Hancock y el principal asesor médico gubernamental Chris Whitty se aislaron el mismo día que Boris Johnson, el 27 de marzo. Ambos se recobraron con rapidez. Según los especialistas, cuando esto no sucede pasada la primera semana, existe el riesgo de que el sistema inmunológico reaccione con una intensidad contraproducente que puede poner en peligro los propios órganos del paciente.
El empeoramiento de la salud de Johnson se da en una semana crucial. El lunes próximo termina la cuarentena y no hay consenso en el gobierno ni en los especialistas si es mejor continuar con el aislamiento colectivo o relajarlo. El impacto económico, el aumento de la violencia doméstica, el estrés, el desempleo y la salud mental son factores de peso para un levantamiento cauteloso y gradual. El peligro es que el relajamiento sea demasiado pronto y signifique una pérdida de la aparente - y leve - caída en el número de contagios. Más de 51 mil personas han dado positivo al test de Coronavirus. En la última información oficial había 5373 muertos.
El domingo por la noche la Reina Isabel II dio un inusual mensaje a la nación – solo lo hace en navidades y contadísimas ocasiones– para apuntalar la acción del gobierno y sostener el espíritu colectivo. Mensaje de valor simbólico en momentos de tempestad, no servirá de sustituto de las decisiones que tendrá que tomar un gobierno que no caracterizó por la coherencia de su política frente al coronavirus.
El 3 de marzo el mismo Boris Johnson afirmó en una conferencia de prensa que había estado en un hospital que tenía pacientes de coronavirus y le había dado la mano a mucha gente. Unos días más tarde el gobierno anunció que el Reino Unido abandonaría los tests de coronavirus. El jueves pasado, el ministro de Salud, Matthew Hancock quiso compensar este último error con un giro de 180 grados de los que han abundado en las últimas semanas. Según Hancock, el objetivo ahora es llegar a 100 mil tests diarios, una quimera para muchos especialistas.
La llamada "guerra contra el coronavirus" continuará ahora con el primer ministro en Terapia Intensiva y el impredecible Dominic Raab al frente del gobierno. Nadie lo dice en voz alta, sería poco delicado en este momento, pero se ha empezado a reclamar una investigación pública de la política gubernamental que incluya el manejo de la información en torno a la salud de Johnson.
Pagina 12



La salida que no fue del titular de Salud, Luiz Henrique Mandetta

Bolsonaro no pudo echar a su ministro de Salud por el veto militar 

Permanece al frente de Salud el médico retirado del Ejército que defiende la cuarentena. Lo respaldaron los generales instalados en puestos clave. Uno de los grandes ganadores es el vicepresidente, Hamilton Mourao.
Por Darío Pignotti
 Walter Souza Braga Netto al frente de la Casa Civil. 
Desde Brasilia
"Por ahora sigo siendo ministro" declaró el titular de Salud Luiz Henrique Mandetta advertido de que su jefe, el presidente Jair Bolsonaro no lo quiere en el cargo. A media tarde de este lunes los portales de los medios de más audiencia daban como segura su salida y asesores del ministro "comenzaron a vaciar los cajones de mi escritorio y se llevaron los papeles" porque la suerte parecía echada. La certeza del fin de Mandetta afectó a la Bolsa de Valores de San Pablo, obligándola a detener sus operaciones. Pero al final no fue destituido y el mercado cerró el día en alza.
La continuidad en el gabinete de este médico retirado del Ejército y diputado por el conservador partido Demócratas (Dem) representó una derrota para el capitán-presidente frente a los cada vez más poderosos generales instalados en los puestos clave de la máquina estatal.
Uno de los victoriosos de la batalla, que no de la guerra que desangra al gobierno, es el vicepresidente Hamilton Mourao. "Mandetta sigue en combate, él se queda" declaró el general retirado Mourao, cuyo nombre suena como potencial jefe del Planalto si el mandatario no llega al final de la gestión, en diciembre de 2022. Otro ganador fue el general Walter Souza Braga Netto, flamante jefe de la Casa Civil, alguien que responde menos a las órdenes de Bolsonaro que a las emanadas de la comandancia del Ejército, .
Por las oficinas de ministros, legisladores y jueces circulan bocetos sobre un eventual gobierno post-Bolsonaro. El primero que se conoció fue una "carta de renuncia" de la que dio cuenta el diario Valor Económico. También se habla de un impeachment, pero se lo considera poco probable como vía para revocar el mandato. En todo caso se trata de hipótesis.
Desgastado políticamente y ajeno a la realidad acuciante de la pandemia el líder neofascista aún mantiene margen de maniobra y una encuesta de este domingo indica que solo tres de cada diez brasileños comparten su política ante el virus, pero seis de cada diez no quiere que renuncie.
Exagera quien lo vea como un expresidente en funciones.
Lo que está en juego con la continuidad del ministro Mandetta es, en primer lugar, la política del gobierno frente al coronavirus que entre el domingo y el lunes mató a 67 brasileños, el número más alto desde que la llegada de la pandemia hace poco más de un mes. La cifra total de pacientes fallecidos es 553 y el de infectados subió a 12.053.
Mandetta al igual que la mayoría de los gobernadores defiende la cuarentena denostada por Bolsonaro, abocado a incitar a la población a deambular por las ciudades hasta convertirlas en bombas de tiempo sanitarias con millones de infectados. Demencial.
A tal grado de negación llegaron el gobernante y la secta de evangélicos que lo secundan que el domingo se juntaron a orar contra "satanás" encarnado en los opositores defensores del confinamiento.
Con esta forma de actuar y un sectarismo acendrado Bolsonaro logró perder el apoyo de los "superministros" Sergio Moro, de Justicia, y Paulo Guedes, titular de Economía, ambos a favor de la cuarentena.
Hasta hace dos semanas el ocupante del Planalto se jactaba de integrar el "dream team" de la ultraderecha global junto a Donald Trump y el ahora hospitalizado premier Boris Johnson. Pero eso es pasado porque tanto el gobernante norteamericano como el político británico se apartaron de este Pinochet tropical.
A las presiones de los generales para que Bolsonaro deje en su cargo a Mandetta se unieron las de jueces del Supremo Tribunal Federal y los titulares del Senado y Diputados, Davi Alcolumbre y Rodrigo Maia, ambos del Dem.
Magistrados y parlamentarios le hicieron saber que se despedía al ministro y firmaba un decreto prohibiendo el aislamiento esto podría abrir paso a una denuncia judicial.
Mientras se realizaban las conversaciones en la casa de gobierno el juez Roberto Barroso, miembro del Supremo, declaró que no tolerará un "genocidio".
Diputados de la Comisión de Derechos Humanos informaron casi a la misma hora que enviaron cartas a la Organización Mundial de la Salud y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en la que acusaron al gobernante de "genocidio".
Pagina 12

5 de abril de 2020

Mientras la pandemia avanza, Bolsonaro pierde apoyos clave 

Brasil: ¿se insubordinan los generales al capitán-presidente?

Miembros del gobierno y medios antes bolsonaristas como O Globo manifiestan críticas al mandatario por su falta de respuesta contundente ante el coronavirus. 
Por Dario Pignotti
Desde Brasilia
En tiempos del emperador (solitario). Valiéndose de un altoparlante una mujer convidó en la mañana de hoy a los vecinos del sur de Brasilia – barrios de clase media y alta - a sumarse a la caravana en defensa de Jair Bolsonaro, por la "bendición de Cristo" y contra la cuarentena. "Todos al trabajo" arengó a bordo de uno de los cerca de diez vehículos integrantes del convoy que más tarde se sumaría a la protesta frente a las oficinas de la Gobernación de Brasilia, que al igual que las de San Pablo y Río de Janeiro decretó el aislamiento para contener el coronavirus.
En defensa de la cuarentena se han pronunciado desde Luiz Inácio Lula da Silva, la figura más prominente de la oposición, hasta buena parte del campo político conservador , junto a miembros del gobierno como el titular de Salud, Luiz Henrique Mandetta, respaldado por el ascendente jefe de gabinete Walter Souza Braga Netto, un general más subordinado a la comandancia del Ejército que al mandatario. También los medios dominantes. entre ellos el otrora bolsonarista diario O Globo, que en la portada de hoy publicó sólo noticias críticas al gobierno y un título sobre la novela En tiempos del Emperador, al parecer dedicado al jefe del Planalto.
A propósito, el confinamiento también fue recomendado en un informe del Centro de Estudios Estratégicos del Ejército, que probablemente tomó estado público luego de recibir la venia del jefe del arma, general Jorge Leal Pujol. Desde el 31 de marzo cuando los altos mandos militares conmemoraron el golpe de 1964 y la dictadura allí surgida, las declaraciones y especulaciones ( de diverso grado de tenor tóxico) indican que los generales ya no se cuadran ante el capitán-presidente,
Surgen señales de descomposición del régimen que autorizan especular sobre varios escenarios futuros que van desde el desplazamiento del mandatario para que su cargo sea ocupado pro el vicepresidente, general Hamilton Mourao, a la prolongación de status quo con un Bolsonaro espectral, sin autoridad sobre una parte o todo el gobierno. Tampoco se descarta como salida un autogolpe: la semana pasada un periodista le preguntó si pensaba en esa opción y le jefe del Ejecutivo no la descartó.
En todo caso mientras la pandemia avanza llegando a 486 muertos y 11.130 infectados, Bolsonaro se recuesta en sus hasta ahora leales "milicianos" paramilitares y los pastores.
Hoy recibió al comisario Alberto Fraga, exdiputado que comandó la "Bancada de la Bala", integrada por policías y presuntos "milicianos" paramilitares, tras lo cual oró junto a varios evangélicos que pidieron que el señor lo proteja de "Satanás".
El grupo de militantes bolsonaristas movilizado por la mañana en Brasilia para repudiar la cuarentena y otras recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud reflejó la cada vez más baja capacidad de convocatoria del extremismo que también convocó al ayuno. El viernes una pastora saludó al mandatario en el Palacio de Alvarado bramando "aleluya, aleluya, China es el virus, presidente no hable con los chinos".
Cuidado, esa falta de movilización no debe confundirse con la desaparición del apoyo al gobierno. La encuestadora Datafolha registró que el 59 por ciento rechaza la renuncia del mandatario, una noticia seguramente bien recibida por el círculo directo del presidente formado por sus hijos y algunos ministros, todos seguidores el astrólogo Olavo de Carvalho, profesor de filosofía a distancia, que acaba de exigir la renuncia del conservador ministro de Salud Mandetta por considerarlo aliado a los "comunistas".

Golpes continuados

Si Bolsonaro llegó al gobierno fue como consecuencia de la degradación democrática resultante del golpe perpetrado contra Dilma Rousseff en 2016 y una serie de asonadas menos publicitadas.
Para sabotear las elecciones de 2018 hubo una seria de microgolpes contra Lula como la condena firmada por el exjuez Sergio Moro y el fallo de la Corte impidiendo un hábeas corpus, sentencia ocurrida luego de que los jueces fueron amenazados por entonces jefe del ejército, general Eduardo Villas Boas.
Con frecuencia se clasifica a la deposición de Dilma como un golpe "blando", jurídico, parlamentario y mediático, soslayando el lado "duro", que fue dado por aval surgido en los cuarteles.
En la actual coyuntura se habla de un golpe "blanco" perpetrado contra Bolsonaro y otro más explícito que podría ocurrir, o no. Se trata de otra afirmación sujeta a correcciones: si finalmente sucede un sorpasso militar este será para quitar del medio a una figura disfuncional y, sobre todo, garantizar la estabilidad del régimen para el cual la amenaza mayor es el retorno de Lula o el PT.
Pagina 12

Cruje Juntos por el Cambio

Macri encabezó una reunión de mesa chica en la que arreciaron las críticas a Patricia Bullrich

La ex ministra de Seguridad fue epicentro de la interna. Lejos de amilanarse, reafirmó su posición de ser el ala dura crítica al Gobierno en plena pandemia. Le discutieron Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. La incomodidad del expresidente.
Por Werner Pertot
Imagen de una reunión de la mesa chica del Pro pre-coronavirus. La de ahora fue virtual.
l ex presidente Mauricio Macri encabezó una reunión de la mesa nacional del PRO a la que asistieron intendentes del espacio y en donde continuaron las discusiones que plagaron al espacio la semana pasada, con Patricia Bullrich como epicentro de la interna. Lejos de amilanarse por las críticas que viene recibiendo, la presidenta del PRO defendió su posición de mantener una línea de crítica dura al Gobierno nacional en plena pandemia. Le discutieron tanto el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, como la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. A ese sector, se sumaron una serie de intendentes bonaerenses con responsabilidades de gestión, que no dejaron de decirle lo suyo a Bullrich. Algunos lo vieron incómodo a Macri, pese a que piensa muy parecido a su presidenta del partido.
El encuentro de la mesa nacional ocurrió el sábado a media mañana y fue virtual. Hay quien dice en el PRO que Macri viene insistiendo con que se reúnan en sus oficinas o en su casa. Sea como fuere, nadie piensa en juntarse en medio de la circulación del coronavirus, así que toda la discusión fue por medio de las cámaras de las notebooks.
En la conversación, estuvieron los integrantes habituales de la mesa chica como Larreta, Vidal, a los que se sumaron intendentes como el de Vicente López, Jorge Macri; el de Lanús, Néstor Grindetti; el de La Plata, Julio Garro. Los intendentes, con responsabilidades de gestión, hicieron causa común con Vidal y Larreta y criticaron la línea dura que viene protagonizando Bullrich. Plantearon que ya no puede tomar más decisiones ella sola, sino que se van a definir, de ahora en más, a partir de una mesa más amplia. También dijeron que es preferible aparecer haciendo propuestas, de manera no confrontativa, que a la linea de cuchara y cacerola. De hecho, no hubo en ese grupo un gran entusiasmo con los cacerolazos, ni con ser asociados a su convocatoria.
En la semana que pasó, la Coalición Cívica, con Elisa Carrió a la cabeza, sacó un comunicado que contenía veladas críticas a Bullrich, a la que acusan de organizar los cacerolazos del lunes. También tuvo un entredicho con el jefe de bloque en Diputados, Cristian Ritondo, por empujar sin los consensos internos la iniciativa de recortarse los sueldos. Y por la carta en la que le pidieron una audiencia al presidente Alberto Fernández, que tenía el objetivo de calmar los ánimos internos de Juntos por el Cambio, pero no parece estarlo consiguiendo.
De hecho, algunos en el bloque --como Ritondo, que no puso su firma en esa carta porque considera que esos pedidos tienen que canalizarse vía Sergio Massa, el presidente de la Cámara-- se preguntan qué proyectos tiene Bullrich para llevarle a Fernández. Por otro lado, Larreta mantiene una interlocución permanente con el Presidente y no le cae en gracia que le abran una vía paralela con Bullrich a la cabeza. En la reunión, el jefe de Gobierno dijo de manera cortés, pero no menos firme: "Si quieren ayudar, hagan como hizo el bloque de Diputados, que dialoga conmigo antes de mandarse por la suya con un proyecto".
En el entorno de Carrió, en tanto, leen todas las rencillas como una necesidad de ganar protagonismo por parte de Bullrich y de quien la apadrina: Macri. No obstante, hay quienes lo vieron incómodo al ex presidente en la reunión virtual de la mesa nacional. Al ex mandatario se lo empezó a criticar por no poder "contenerla a Patricia". Según relataron a este diario varios de los que participaron de la charla, la presidenta del PRO respondió de manera contundente a las críticas que viene recibiendo. Negó haber organizado los cacerolazos. Y dijo que hay que mantener unido a Juntos por el Cambio en una línea que impacte sobre el Gobierno nacional. Sus antagonistas internos observaron una merma en los apoyos de la presidenta. "Incluso Pichetto dejó de apoyarla. Miguel está en una línea institucionalista", comentaban. Uno de los que salió dentro del partido en apoyo de Bullrich es el dirigente de Santa Fe Federico Angelini.
El encuentro dejó un sabor amargo en varios de sus participantes, sobre todo entre los intendentes, que se preguntan si tiene sentido participar en reuniones de este tipo en medio de las necesidades acuciantes de la pandemia. Hay mucho enojo con las iniciativas incendiarias, que le pueden interrumpir la interlocución política con el gobierno de Axel Kicillof o con el de Fernández. La división en Juntos por el Cambio está claro que no solo expresa a duros y blandos, sino a quienes tienen un cargo ejecutivo y quienes no.
Tras la reunión, el jefe de bloque del PRO en Diputados se ocupó, no obstante, de defender a Bullrich en declaraciones a una radio: "Yo no creo que Patricia Bullrich esté detrás de las cacerolas. Pero no comparto lo del cacerolazo, porque los argentinos debemos estar unidos y necesitamos en la Argentina propuestas por la positiva, no por la negativa. Me quedo con la foto de Horacio con Alberto, de los intendentes con el gobernador, hoy necesitamos eso", dijo Ritondo, en clara sintonía con la línea Larreta-Vidal.
También tuvo un párrafo interesante para el ex jefe de Gabinete Marcos Peña, a quien algunas versiones señalan como volviendo a ocupar un lugar a la derecha de Macri: "Todos los días hablo con los principales dirigentes del PRO: Mariu, Horacio, Mauricio, Patricia. Con Marcos no hablo desde diciembre. No está en ninguna mesa de decisiones, por lo menos, en las que yo participo". Toda una invitación a que no vuelva de su ostracismo voluntario.
Pagina 12

4 de abril de 2020

Boris Johnson sigue con fiebre y hay récord de muertes por coronavirus en Reino Unido

El número de muertos llegó a su máximo desde que se desató la pandemia y en total hubo 3600 fallecidos.
Coronavirus: Johnson sigue con fiebre y hay récord de muertes | Boris johnson
Las autoridades de salud británicas informaron que el número de muertes por coronavirus superó los 3.600 en el Reino Unido después de que se registrara otro nuevo récord diario de 684 de personas fallecidas.

Mientras tanto, el primer ministro, Boris Johnson, de 55 años, que desarrolló síntomas y fue diagnosticado con el virus la semana pasada, anunció que continuará en cuarentena debido a que sigue con fiebre.

Another quick update from me on our campaign against .

You are saving lives by staying at home, so I urge you to stick with it this weekend, even if we do have some fine weather.
Según el ministerio de Salud británico, con las muertes registradas hoy en los hospitales del Reino Unido se alcanzó un total de 3.605, respecto de las 2.921 el día anterior.
Las cifras para el Reino Unido se actualizaron después que la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, informó que otras 46 personas habían muerto, lo que eleva el total de Escocia a 172.

Por su parte, Johnson dijo en un video en Twitter que deberá continuar en cuarentena ya que continúa con temperatura alta. Johnson, quien fue diagnosticado con Covid-19 hace siete días, tenía la intención de salir hoy del aislamiento.

"De acuerdo con el consejo del Gobierno debo continuar mi autoaislamiento hasta que el síntoma desaparezca", dijo e instó a los británicos a cumplir las normas este fin de semana y a no caer en la tentación de aventurarse a salir si hace buen clima.
"Sólo quiero decir una cosa importante y rápido para que todos piensen en este fin de semana y en lo que puede ser un buen tiempo. Creo que mucha gente comenzará a pensar que todo esto está sucediendo desde hace mucho tiempo y que puede haber una tentación de salir, pasear un rato y comenzar a romper las reglas. Sólo te insto a que no hagas eso", suplicó.
El Destape
-------------------------------------------------------------------------------------
Parece que cambio de opinión y ya lo mas importante no es la economía.

“No voy a dejar que se muera la gente", dijo Andrew Cuomo

El gobernador de Nueva York ordenó confiscar respiradores

En Estados Unidos el avance del coronavirus sigue a ritmo acelerado. En todo el país se registraron 244.228 casos positivos y el número de muertos escaló a 6.257.
En Estados Unidos el avance del coronavirus sigue a ritmo acelerado. En todo el país se registraron 258.611 casos positivos y el número de muertos escaló a 6.660Nueva York ya superó los 100 mil casos lo que llevó a su gobernador, Andrew Coumo, a ordenar la confiscación de respiradores de los hospitales privados. “No voy a dejar que se muera la gente teniendo varios cientos de respiradores en el estado”, sostuvo el gobernador demócrata. Pese a que la Casa Blanca dijo que espera por lo menos 100 mil muertos en el país por el Covid-19, el presidente Donald Trump se resiste a decretar una cuarentena nacional. Para ello apela a los números en rojo de la economía: sólo durante el mes de marzo se perdieron 701.000 puestos de trabajo por el parate en las actividades.

Cuomo: el gobernador keynesiano

El aumento en el número de muertos e infectados en Nueva York sigue en pleno ascenso. Hasta la jornada del viernes en el Estado se registraron un total de 102.863 casos positivos de coronavirus, 10.482 más que ayer. El número de muertos ascendió a 2.935, sumando en las últimas 24 horas 562 muertes. Ante esta situación el gobernador Andrew Cuomo ordenó confiscar respiradores de los centros de salud privados. "Los respiradores siguen siendo un problema; no hay suficientes y punto. Casi toda la gente que va al hospital es por coronavirus y el número de pacientes sin COVID-19 ha caído porque no tenemos la misma tasa de criminalidad ni de accidentes. Muchos van directo a las unidades de cuidados intensivos (UCI) y necesitan respiradores o el proceso se para", sostuvo Cuomo.
Este viernes había hospitalizadas 14.810 personas en todo el estado, 1.427 más que ayer. De ellas 3.731 están en la UCI, lo que suposo un incremento de 335 pacientes graves respecto a ayer, cifras que según Cuomo no se habían visto hasta ahora. Por otra parte, fueron dadas de alta 8.886 personas, 1.452 en un solo día. El gobernador llamó la atención sobre el desbordamiento en los hospitales. "La gente va a morir a corto plazo porque llegan al hospital y no hay camas con respiradores; no hay camas, o no hay personal, o no hay materiales de protección, o no hay respirador", explicó Cuomo. Esto lo llevó a firmar una orden ejecutiva para que los centros puedan "compartir recursos". El gobernador dijo que evitaba usar la palabra confiscar porque opinó que era muy dura. "Estamos dividiendo respiradores, usando máquinas de anestesia... los inventarios federales no son suficientes para todos los estados. No se puede comprar material. Seguimos intentando comprar a China y estamos trabajando con Alibaba (...). Necesitamos redistribuir los respiradores en todo el sistema. Hay hospitales que tienen respiradores y materiales, empresas del sector privado, que no los están usando", señaló el gobernador demócrata.
Cuomo subrayó que muchos respiradores no están siendo usados por los establecimientos privados. "Los devolveremos o reembolsaremos. No puedo hacer más, pero no voy a dejar que se muera la gente teniendo varios cientos de respiradores en el estadoMe disculpo por las dificultades. La Guardia Nacional los recogerá y distribuirá", anunció el gobernador. También pidió a las empresas del país hacer un esfuerzo y fabricar mascarillas, batas de hospital y materiales de protección de rostro. Nueva York sigue concentrando la mayor carga de la pandemia en Estados Unidos, muy por delante de su vecina Nueva Jersey (25.590 casos), de California (10.995) o de Michigan (10.971).
This virus is not an issue of states’ rights.

This is a national disaster.

The states need federal assistance. No state can get all the ventilators they need.

We need a national deployment of resources that follows need.

La economía en franca caída

En paralelo, el mercado laboral de Estados Unidos sigue perdiendo puestos de trabajo a un ritmo alarmante, según datos oficiales que anticipan una situación aún peor. La tasa de desempleo pasó del 3,5 al 4,4 por ciento, el mayor salto de mes a mes en más de 45 años, según el Departamento de Trabajo. La comunidad afrodescendiente y la hispana son las más golpeadas. La tasa de desempleo para el primer grupo subió del 5,8 al 6,7 por ciento. El impacto en los hispanos fue aún peor, trepando al 6,0 por ciento desde el 4,4 del mes anterior. Aun así, el ministerio reconoció que sus estadísticas no podían captar el alcance total del daño. El gobierno recibió cerca de diez millones de solicitudes para acceder al subsidio por desempleo en las últimas dos semanas de marzo. Con el estancamiento en las actividades muchas ciudades se convirtieron en pueblos fantasmas.
Trump recurre a estos datos para mantener su polémica postura de no llamar a un confinamiento nacional obligatorio. El mandatario dijo que la paralización de la economía podría ser más perjudicial que el impacto del virus en la salud pública. Antes de la llegada de la pandemia el presidente mostraba la buena marcha de la economía como el motivo por el que debía ser reelecto. En paralelo el presidente lanzó un nuevo programa para alentar a las empresas a retener a los trabajadores y volver a contratar a los despedidos. El mismo está pensado para empresas de 500 empleados o menos. El gobierno ofrecerá 349.000 millones de dólares en préstamos que no tendrán que pagar si retienen y vuelven a contratar trabajadores.
Pagina 12