25 de marzo de 2019

Treinta diputados presentarán hoy una carta ante el procurador general Eduardo Casal
Cambiemos salió a bancar a Stornelli
A un día de la tercera citación del juez Alejo Ramos Padilla, 30 diputados de Cambiemos renovaron su apoyo al fiscal Carlos Stornelli con un escrito. Lejos de esperar que la Justicia avance en la causa por presunta red de espionaje ilegal que desató la denuncia de extorsión contra el miembro del Ministerio Público, los legisladores del oficialismo presentarán hoy al Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, una nota en la que sostienen que la sanción a Stornelli sería “un modo de interferir o bloquear” el trabajo del fiscal en la Casa de los Cuadernos. Graciela Ocaña fue una de las impulsoras de la carta, la misma diputada que se benefició cuando el fiscal le sacó al juez Sebastián Casanello la causa de los miles de aportantes truchos de Cambiemos en la campaña de 2017. 
En el texto, destacan “el excelente trabajo” del fiscal en la causa que deriva de las fotocopias de los cuadernos extraviados del ex chofer Oscar Centeno y resaltan que esa investigación “ha puesto en evidencia la trama de corrupción más importante de la historia argentina”.
“La posibilidad de que la justicia actúe libremente y sin presiones en este proceso permitirá recuperar para beneficio de todos los ciudadanos de esta república, importantísimas sumas de dinero que han sido desviadas por una matriz de corrupción que históricamente viene afectando la obra pública en nuestro país”, afirman los legisladores que se negaron a participar en la exposición que hizo el juez Ramos Padilla en el Congreso.  
La nota habla en términos de una supuesta “persecución” a través de citaciones judiciales a los representantes del Ministerio Público, pero también denuncian que forma parte de una “maniobra que intentan sectores involucrados en los delitos investigados para apartarlos de la causa y anular toda la investigación, buscando impunidad a toda costa”. Mañana a las 12, Ramos Padilla espera que el fiscal concurra a la tercera citación, dado que no asistió a las dos anteriores.
El magistrado advirtió en su presentación en el Congreso que en el país estaba actuando una “red paraestatal de espionaje ideológico, político y judicial de grandes magnitudes” y denunció a ciertas “usuarias” de sus informes de inteligencia, las diputadas Elisa Carrió y Paula Olivetto. Los legisladores de Cambiemos no estuvieron presentes para escucharlo. Pero a los pocos días, el Ejecutivo presentó un pedido de destitución del magistrado por su presentación en el Congreso, aunque curiosamente también lo citó a la comisión bicameral de Inteligencia para que de detalles sobre la investigación que está llevando adelante. 
En el documento, los legisladores encuadran las citaciones de Stornelli con “una línea de intimidación a fiscales” en la que mencionan “la farsa de enjuiciamiento a José María Campagnoli” y la “trágica muerte del fiscal Alberto Nisman”. “Ahora apunta a deslegitimar la tarea" de Stornelli, "involucrándolo arbitrariamente en una extraña trama delictiva”, manifestaron. 
La carta fue escrita por Ocaña, quien ya había defendido en otras oportunidades al fiscal Stornelli, investigado tras una denuncia de extorsión presentada por el empresario Pedro Etchebest. Ocaña volvió a salir en respaldo del fiscal que le quitó a Cassanello la investigación sobre aportantes que reveló que Cambiemos utilizó nombres y datos de cientos de personas personas para justificar aportes a la campaña legislativa de la provincia de Buenos Aires en 2017, que ella encabezaba junto a Esteban Bullrich. 
La diputada del PRO aseguró que a Stornelli “no se le perdona sus prolijas investigaciones de los casos Skanska, Río Turbio, armas, mafias de la salud y la actual causa de los cuadernos”. “En resumen, son los beneficiados con las prácticas corruptas quiénes luchan para seguir manteniendo sus privilegios”, amplió. También se refirió a Stornelli como “una nueva víctima de esta mafia que quiere perpetuarse y tener impunidad”, al solicitar la total colaboración de Casal “para profundizar la labor que los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo vienen realizando en busca de la verdad”. 
La nota está firmada por los diputados nacionales de Cambiemos Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Karina Banfi, Héctor “Toty” Flores, Eduardo Amadeo, Cornelia Schmidt Liermann, Álvaro González, José Cano, Pablo Torello, Estela Regidor, Jorge Enríquez, Juan Carlos Villalonga, Eduardo Cáceres, Gonzalo Del Cerro, Marcelo Monfort, Marcelo Wechsler, Samanta Acerenza, Gustavo Menna, Javier Campos, Luis Pastori, Alejandro García, Paula Arroz, Hernán Berisso, Sebastián Bragagnolo, Hugo Marcucci, Federico Zamarbide, Juan Aicega, José Luis Ricardo, Alejandro Echegaray y Horacio Goicoechea.
Pagina 12
El Destape

Roberto Navarro
Temas de debate I Qué está pasando con la producción agropecuaria
Una cosecha para pocos
Ni el boom exportador prometido ni la recuperación generalizada para todo el agro. Apenas un puñado de grandes productores se beneficiaron con la actual política.
Por Martín Burgos y Javier Rodríguez

Engañoso crecimiento

Por Javier Rodríguez
Los últimos datos oficiales evidencian un deterioro importante en el desempeño de la economía argentina. El estimador mensual de la actividad económica mostró para diciembre último una caída interanual del 7 por ciento. El desempleo aumentó, el poder adquisitivo de los salarios se redujo fuertemente. La producción industrial cayó más de un 10 por ciento, mostrando una profunda crisis sectorial. 
En este contexto, el Gobierno intenta presentar buenos resultados en algún sector productivo y por eso se centra en resaltar un desempeño positivo en el sector agropecuario. Con este objetivo publicita ampliamente que este año habrá una cosecha récord de granos. Se refieren únicamente a una parte del sector agropecuario, la de la producción de cereales y oleaginosas: esperan que eso sea percibido como que todo el sector agropecuario se encuentra en una muy buena situación. Pero el panorama es muy distinto cuando se analiza qué sucede con el conjunto de los que producen en el agro. 
 En efecto, un conjunto muy variado de productores agropecuarios está sufriendo una profunda crisis. Las medidas adoptadas por el gobierno de Macri impactaron de manera directa en los costos de las producciones que utilizan a los granos como insumo. Así, actividades de mayor valor agregado como la producción tambera, porcina y avícola perdieron rentabilidad ante el aumento del maíz. A ello se le agregó el marcado aumento del combustible junto con la retracción de la demanda, producto de la caída generalizada del poder adquisitivo de los salarios. También afectó negativamente el encarecimiento del crédito. En algunos casos, en esos contextos tuvieron que soportar además una indiscriminada apertura importadora.  
 Los resultados son categóricos en el caso de la lechería: la producción cayó en 2016 un 14,7 por ciento y ese bajo nivel de producción se mantuvo. En 2018, la producción de leche fue un 12,7 por ciento menor que la de 2015. Producto de la pérdida de rentabilidad, el cierre de tambos fue un proceso que durante los tres años del gobierno de Macri se profundizó e intensificó. En 2018, el 4,4 por ciento de los tambos más chicos debieron abandonar la producción, según datos del Senase.
En el caso de las producciones regionales, la situación más dramática se da en el caso de peras y manzanas, pero no es el único. A los factores ya mencionados se le sumó la importación. En el Alto Valle, el abandono productivo de fincas se multiplicó. En el caso de la vitivinicultura, las importaciones de vino a granel impactaron –dada la desregulación del complejo productivo– en menores precios pagados al productor y, con ello, en caída de la rentabilidad.  
Otros casos como la horticultura también atraviesan una situación complicada como consecuencia de los factores explicados a lo que se le suma el abandono de las políticas de apoyo e impulso a la agricultura familiar, plasmada en la discontinuidad de los programas específicos junto con el desmantelamiento de las áreas de apoyo técnico a la producción.  
 En esta breve revisión de las situaciones presentes en el agro, llegamos así a la producción de granos. Como en los otros casos, se quitaron o redujeron los derechos de exportación, pero el año pasado se los reimplantó de manera generalizada. Con la quita o reducción de los derechos de exportación y luego su reinstalación y aumento, en el medio “se perdió” todo el sistema de reintegros que implicaba que el pequeño y mediano productor pagara proporcionalmente mucho menos (incluso cero en algunos casos) que aquellos que producen en grandes superficies. Los productores pequeños y medianos van a pagar este año más retenciones que las que pagaron en 2015, mientras que los que manejan altos volúmenes, menos. 
 Las medidas derivaron en una mayor rentabilidad inicial en la producción de estos granos. Esa mayor rentabilidad no implicó un aumento en el ritmo de crecimiento de la producción. En efecto, mientras que en el período 2003-2015 la superficie con cereales y oleaginosas creció a una tasa anual acumulada promedio del 3,2 por ciento, ese valor no aumentó durante el gobierno de Macri. La causa, probablemente, haya que buscarla por el lado del fuerte aumento de la tasa de interés para las colocaciones financieras. En ese contexto, publicitar que la cosecha será un récord es cuanto menos engañoso, ya que el ritmo de crecimiento no es para nada excepcional.         

* Doctor en Economía, profesor UNLa y UBA, investigador del Ceset.

Pagina 12El “boom” que no fue

Por Martín Burgos *
Portado por la cruzada contra las retenciones móviles, ligado al mito del centenario y su inserción en el mundo, el gobierno tuvo como uno de sus principales objetivos de política económica lograr un “boom exportador” que le permitiera al país dejar atrás 70 años de decadencia industrializante. 
A poco de empezar la campaña electoral, los tres años de gestión obligan a realizar un balance comparando lo prometido con lo logrado en el sector agropecuario. Empezando con los datos de exportaciones de alimentos, vemos que estas se sitúan en 35 mil millones de dólares anuales desde 2014, siendo ese año levemente superior por efecto de los precios internacionales de la soja (37 mil millones), y 2018 levemente inferior debido a la sequía (31 mil millones). Pero lo destacable es que no se percibe ningún dato relevante en la balanza comercial de alimentos que nos permitan hablar de cualquier “boom exportador”.
Lo que sí es notable es el incremento singular de las importaciones de 1,6 mil millones de dólares en 2014 a 4,4 mil millones de dólares en 2018. Estas importaciones crecientes hacen que la balanza comercial de alimentos no dejó de deteriorarse hasta alcanzar un piso en 2018. Por lo tanto, no sólo no tuvimos “boom exportador” de alimentos sino que incluso podemos hablar de un “boom importador” que afectó en primer lugar la industria que le agrega valor a los productos agropecuarios.
Entre los ejemplos de ese “boom importador” se encuentran el incremento de las importaciones de carnes y preparación de carnes (136 a 300 millones de dólares entre 2014 y 2018), de frutas (304 a 320 millones de dólares), de bebidas (71 a 138 millones de dólares) o de cereales (14 a 32 millones de dólares). 
Pero la explicación principal de ese crecimiento se explica por las importaciones de soja de 76 millones a 2572 millones de dólares. Entre los orígenes más destacados se encuentran Paraguay y Estados Unidos, que conocieron un pico en 2018 por la sequía y la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Si bien esta soja se transforma y luego se reexporta bajo la forma de aceite y harina, tampoco se destaca un incremento de las exportaciones de aceite sino que salvo en el año 2016, las exportaciones siempre se ubicaron por debajo de 4000 millones de dólares e incluso debajo de los 3000 millones de dólares en 2018.
La explicación de esos resultados, más allá de circunstancias climáticas y externas, son las políticas que se tomaron en este tiempo. Si bien la eliminación de retenciones de 2016 modificó la ecuación económica favoreciendo al maíz y al trigo, el incremento de los costos (alimentos para animales, tarifas, nafta) no siempre fue favorable al incremento del valor agregado. Por otra parte, las retenciones indiferenciadas entre poroto, aceite y harina provocaron la pérdida de competitividad de la parte industrial de la soja. En cuanto a las últimas negociaciones comerciales entre Brasil y Estados Unidos, es muy probable que afecten la exportación de trigo hacia nuestro vecino. En esto, el error estratégico del gobierno fue menospreciar la importancia de la integración regional, en particular del Mercosur, frente a competidores externos. 
Este conjunto de políticas sectoriales se articularon con un modelo económico insustentable que al quedarse sin financiamiento externo terminó en la fuerte crisis del año pasado. Como suele ocurrir, “una buena cosecha” no garantiza la salvación del modelo económico. Al contrario: el modelo económico en su agonía requiere de cada vez más recursos, y el gobierno no dudó en buscarlos en un aumento de las retenciones a las exportaciones. 
La situación que estamos viviendo es que la actual restricción externa le da al sector agropecuario una relevancia que hasta ahora no había tenido en el modelo económico, principalmente porque la deuda externa proveía los dólares necesarios. La liquidación de la cosecha para reforzar las arcas del Banco Central se volvió fundamental, pero enfrenta dos problemas: por un lado, la lógica decisión de muchos sojeros de retener su cosecha esperando un (probable) salto del tipo de cambio. Por otro lado, su propia política de extender los plazos de liquidación de exportación.
* Coordinador del Depto. de Economía Política del CC de la Cooperación.

La ministra afirmó que los organismos de derechos humanos se apropiaron del 24 de marzo
Patricia Bullrich descalificó la marcha por la memoria
Las descalificaciones desde el Gobierno nacional hacia el movimiento nacional de derechos humanos no cesan. A las que vertió el secretario del área oficial dedicado a la materia, Claudio Avruj, durante la jornada de conmemoración por el Día Nacional de la Memoria se sumó esta mañana la de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien acusó a los “organismos kirchneristas” de “apropiarse” del 24 de marzo. 
“Acá hubo una apropiación del 24 de marzo por parte de organismos de derechos humanos ligados al kirchnerismo”, opinó Bullrich en declaraciones a Radio La Red. Fue la manera en que la ministra intentó justificar la ausencia de actos oficiales para conmemorar los 43 años que ayer se cumplieron del inicio de la última dictadura cívico militar.
En esa línea, Bullrich también le quitó peso a la asistencia multitudinaria que se vio ayer desfilar por la Avenida de Mayo y las calles aledañas, desde los alrededores del Congreso hasta la Plaza de Mayo en donde tanto los organismos que integran el movimiento nacional de derechos humanos cuanto el Encuentro Memoria Verdad y Justicia leyeron comunicados en recuerdo de los 30 mil desaparecidos. Según Bullrich, “hace ya varios años que los 24 no son una fecha para que cualquier persona vaya y marche. Porque hacen consignas a favor o en contra del Gobierno, tienen una mirada cerrada respecto de quiénes son los dueños” de la fecha. Y completó: “Objetivamente, si fuese algún miembro del Gobierno a la marcha no la pasaría bien”. Según los organizadores, ayer hubo más de 300 mil personas en las calles. 
“Las cosas que han pasado hay que mirarlas de una manera distinta a la extrema politización”, propuso la ministra en línea con la lectura que propuso el presidente Mauricio Macri y su Gabinete incluso desde antes de acceder a la Casa Rosada. La marcha por el Día Nacional de la Memoria “se ha convertido en una mirada de los derechos humanos absolutamente sesgada a una política contra nuestro Gobierno, en definitiva el 24 de marzo no es de lo que se está hablando, sino que se habla de nuestro Gobierno” por lo que “nuestra decisión es no ir”. 
Ayer, el secretario de Derechos Humanos había declarado que los organismos de derechos humanos estaban “molestos” porque el Gobierno no los considera centrales “sino un actor más” en el extenso campo de los derechos humanos. “Durante el kirchnerismo, los organismos estaban en la centralidad de la agenda de derechos humanos y eran consultados de manera permanente; hoy no es así (...) Para nosotros son un actor más”, señaló Avruj. Para reforzar la idea, agregó: “Ampliamos la agenda de DD.HH., y dejaron de ser sólo Abuelas o HIJOS. Hoy las mujeres, el medio ambiente, los pueblos originarios, ocupan un lugar importante”. 
En su justificación, Bullrich también trató de salvar a Macri, sobre quien remarcó que “dio su mensaje” alegórico a la fecha. La única mención del Presidente al 24 de marzo fue en relación a la nueva entrega de archivos desclasificados que hará Estados Unidos al país, medida que arrogó de manera errónea a la gestión de Cambiemos desconociendo la lucha que los organismos --Abuelas de Plaza de Mayo y el Centro de Estudios Legales y Sociales, sobre todo-- sostuvieron al reclamar la entrega de información desclasificada durante décadas. 
Pagina 12
 

Las coimas de Stornelli: Elisa Carrió pidió eliminar la AFI

La líder de la Coalición Cívica se refirió al espionaje ilegal que involucra a Marcelo D'alessio y al fiscal de la causa de los cuadernos.

La diputada nacional y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, pidió públicamente eliminar a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), luego de que estallara el escándalo por el pedido de coimas, extorsión y espionaje ilegal que involucra al fiscal Stornelli y el operador judicial Marcelo D'Alessio.
Luego de minimizar el caso que lleva adelante Alejo Ramos Padilla y acusarlo de ser una "operación kirchnerista" ahora la Coalición Cívica se hace eco de la causa y pide tomar una medida extrema, como la disolución de la ex SIDE, creada durante la Revolución Libertadora.
Comunicado del ARI:

"La Mesa Nacional de la Coalición Cívica ARI y su bloque de diputados nacionales ratifica su convicción de que que la única medida eficaz para combatir el espionaje ilegal en Argentina es eliminar la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y crear en su lugar un organismo que solo coordine a las fuerzas de seguridad en la prevención y el combate del crimen organizado y el terrorismo", enfatiza el bloque en un comunicado.
"El oscuro y podrido mundo del espionaje, las amenazas y las operaciones terminarán cuando un mensaje claro en su contra sea enviado desde el Estado y desde la dirigencia política", agregan.
El Destape
Sergio Massa, víctima de un robo más que sospechoso
Entre los equipos sustraídos está la computadora de la secretaria de Massa. CFK y otros dirigentes repudiaron el hecho.
“Les pedimos a la Justicia y al Gobierno que se investigue, es un hecho grave”, reclamó el frente de Massa.
El Frente Renovador que conduce el precandidato presidencial Sergio Massa denunció un robo en el local partidario de la Ciudad de Buenos Aires. Entre los bienes sustraídos durante la madrugada del domingo se encuentra la computadora de la secretaria del precandidato a presidente por Alternativa Federal, una notebook del área de diseño e imagen, y otra computadora del área de redes sociales. La ex presidenta Cristina Kirchner y otros dirigentes opositores repudiaron el hecho.
Los voceros del massismo detallaron que, además de los equipos robados, los delincuentes “manipularon el área de servidores”.
“El delito afecta a áreas estratégicas sensibles del equipo del líder opositor Sergio Massa, tales como redes sociales, de la oficina privada de Massa y de política”, advirtió en un comunicado el Frente Renovador.  
Los abogados de Massa presentaron la denuncia que quedó radicada en la Comisaría 17ª y el caso fue tomado por la fiscalía nacional en lo Criminal y lo Correccional N° 62, a cargo de Alejandro Yapur.
“Más allá de toda conjetura política, le pedimos a la Justicia y al Gobierno que se investigue, porque es un hecho grave”, señaló en un comunicado Diego Bossio, el jefe de campaña electoral del massismo.
La senadora Cristina Fernández de Kirchner se refirió al hecho mediante un tuit en el que calificó el robo a las oficinas del Frente Renovador como un episodio de “espionaje político”. “El espionaje político que se vive en nuestro país es francamente intolerable”, escribió la ex presidenta. Poco después, Massa le respondió que “trabajar para una Argentina diferente es responsabilidad de todos”.
CFK no fue la única dirigente opositora que se pronunció sobre la situación y manifestó su preocupación.
“Mi solidaridad con Sergio Massa y su equipo frente al robo efectuado en sus oficinas de trabajo. Esperamos el pronto esclarecimiento de los hechos en cuanto a los responsables y las motivaciones”, señaló el diputado salteño Pablo Kosiner.
Por su parte, Margarita Stolbizer difundió un comunicado de su partido, el GEN, en el que se afirma que “personas con evidente intención de amedrentamiento y de tomar conocimiento de actividades públicas y privadas de Massa asaltaron las oficinas que el Frente Renovador tiene en Capital Federal”. “En un año electoral las suspicacias son muchas. Exigimos a las autoridades el pronto esclarecimiento del hecho”, cerró el texto del GEN, firmado por su presidente, Ricardo Vázquez.
La dirigente peronista Florencia Casamiquela, cercana a Florencio Randazzo, manifestó su consternación por el robo y consideró que “todo el arco político debe expresar su solidaridad, y rechazar estas prácticas deleznables que dañan la democracia, las instituciones, la política y al país todo”.
Pagina 12
Tuvieron que esperar una hora para bajar del avión porque no había una escalera alta
Papelón con la llegada de los reyes de España
“Mal comienzo”, “Llegada accidentada”, así retrató la prensa extranjera el desafortunado episodio que vivieron los reyes de España al llegar al país. Para otros fue directamente un papelón. El rey Felipe VI y la reina Letizia aterrizaron en Aeroparque ayer a las 21 y no había escalera disponible para que pudieran bajar del avión. Tuvieron que esperar una hora hasta que llegó el único empleado del aeropuerto que tenía acceso al lugar donde se guardan las escaleras.  
Finalmente, a las 22, después de esperar una hora, los reyes pudieron bajar del avión. Fueron recibidos por el canciller Jorge Faurie y los embajadores Ramón Puerta y Javier Sandomingo, y luego fueron trasladados hasta el hotel Four Seasons, donde se alojarán durante su visita oficial.
Desde el Gobierno intentaron minimizar el episodio y responsabilizaron a la empresa Intercargo, que había sido contratada por el gobierno español. Dijeron que Intercargo “falló y le erró al tamaño de la escalera por lo que tuvieron que buscar de urgencia la escalera del T04”. Para el Gobierno ese error no tuvo que ver con la logística del protocolo ya que la bajada del avión del Rey de España era responsabilidad de la empresa Intercargo.
Los diarios españoles El País y El Mundo retrataron el episodio con incredulidad: “una situación que nadie parecía controlar”, describieron. La falta de escalera también dejó perpleja a la comitiva española que esperaba en el aeropuerto. Las autoridades argentinas decidieron que el Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española llegara a Aeroparque, en lugar de al aeropuerto internacional de Ezeiza, para estar más cerca del hotel. Pero nadie se encargó de verificar que estuviera la escalera para un avión de ese tamaño, bastante más grande de los que llegan a diario a Aeroparque.
El mal momento vivido por Felipe VI y Letizia recordó al ocurrido meses atrás con la llegada del presidente de Francia, Emmanuel Macron, para participar de la cumbre del G20. En esa oportunidad, Macron bajó del avión junto a su esposa y no había nadie en la pista para recibirlo. El único que le tendió la mano fue un trabajador aeronáutico que como si se tratara de un chiste tenía puesto un chaleco amarillo, el símbolo de las manifestaciones masivas en contra del gobierno francés.
La accidentada bienvenida del presidente francés concluyó con una ocurrencia de la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien llegó a las corridas a interceptar al mandatario. Para hacerse la simpática, Michetti ensayó unas palabras en un francés incomprensible. “Très bon reunión, a très bon nivel”, dijo en un idioma que intentó ser francés para resaltar la importancia del encuentro de los máximos líderes globales.