16 de septiembre de 2016

La fuga le gana a la inversión

Por Federico Kucher
El Banco Central publicó ayer su informe de Balance Cambiario, documento en el que se computan los flujos de entrada y salida de moneda extranjera del país. La fuga de capitales, según los registros de la autoridad monetaria, siguió acelerándose en agosto debido a la compra de divisas para turismo, atesoramiento y el giro de utilidades. El fenómeno tomó relevancia a partir de diciembre pasado por la desregulación a la adquisición de divisas y la apertura casi irrestricta de la cuenta capital y financiera de la balanza de pagos. La entrada de divisas por inversiones extranjeras directas, pese a las promesas del Gobierno, fue más baja que en años anteriores. El ingreso de estos activos se ubicó en 193 millones de dólares en agosto, cuando el giro de dividendos a casas matrices ascendió a 319 millones. Las multinacionales que se reunieron en el mini Davos sacaron de la economía más dólares de los que pusieron.
La compra de moneda extranjera para atesoramiento sumó 2366 millones de dólares en agosto y acumuló 16.536 millones en lo que va del año. En 2015, cuando todavía había controles cambiarios, la compra de divisas marcó 679 millones en agosto y 6275 millones en el acumulado de ocho meses. Las cifras muestran la propensión de los argentinos por dolarizar sus carteras, sin importar la tasa de interés en pesos elevada ni el ajuste en el valor del tipo de cambio.
El turismo, con una paridad cambiaria real que es casi idéntica a la de principios de 2014, cuando el anterior equipo económico sufrió la mayor corrida de su gestión, fue otro de los elementos que explicaron la salida de capitales. El mes pasado se compraron dólares para viajes, paquetes turísticos y pasajes por 815 millones de dólares, contra los 750 millones de 2015, mientras que se desembolsaron 6750 millones entre enero y agosto, contra los 5796 millones del mismo período del año pasado. En cuanto a los dólares que dejaron en el mercado interno los turistas extranjeros, pese a la unificación cambiaria y la desaparición del mercado paralelo de divisas, no hubo una suba significativa de las ventas en casas de cambio oficiales. En agosto, por caso, se computaron 127 millones de dólares, un monto muy similar al promedio mensual de los tres años en los que hubo regulaciones al dólar.
Las reservas internacionales, aunque la fuga de divisas se acelera, mostraron una suba de 5260 en lo que va del año, gracias a la llegada de nuevo endeudamiento con acreedores internacionales, fondos que han permitido en el corto plazo contener presiones sobre el tipo de cambio y financiar la salida de capitales. La entrada de préstamos financieros, títulos de deuda y líneas de crédito acumuló 17.487 millones de dólares entre enero y agosto, cuando la cifra había sido de 9497 millones en todo 2015. La sustentabilidad económica queda en duda con el aumento explosivo de la deuda, el fuerte déficit fiscal y el elevado stock de Lebacs.
Pagina 12

No hay comentarios: