17 de octubre de 2016

Misa, promesas y regreso

Después de presenciar la canonización del cura Brochero y escuchar el reclamo del Papa sobre la necesidad de políticas para combatir la pobreza, Macri estimó que el país “va a crecer” y que a Cambiemos le “va a ir muy bien” en las próximas elecciones.
El presidente Mauricio Macri aseguró que a Cambiemos le “va a ir muy bien” en las elecciones legislativas del año próximo y consideró que en la lucha contra la inflación “hemos sido exitosos, contra la opinión de muchos”. En Roma, donde ayer participó de la canonización del cura gaucho José Gabriel Brochero (ver página 18), Macri habló en un breve encuentro con la prensa que cubrió su visita a El Vaticano.
“Bajamos la inflación y ahora vamos a crecer”, declaró el mandatario. En realidad, según los últimos datos del Indec los alimentos continúan en alza y treparon en septiembre 2,3 por ciento. La suba del índice general –que dio 1,1 por ciento– no fue mayor porque todavía regía la anulación del tarifazo del gas decidido por la Corte. Hoy ya está vigente un nuevo cuadro tarifario, y las próximas facturas llegarán con aumento.
Sin embargo, Macri hizo campaña con la supuesta baja de los precios. También dijo, consultado sobre las negociaciones con la CGT, dijo que tiene “fe en la prudencia de los sindicatos”.
El mandatario estuvo en la Plaza de San Pedro, donde el papa Francisco, en el oficio de canonización de Brochero y otros beatos, recordó que hoy es la Jornada Mundial contra la Pobreza y llamó a los gobiernos a “implementar políticas serias para las familias y para el trabajo”. Macri estaba en la primera fila.
Tras la misa, el Presidente compartió un almuerzo en el restaurante Pierluigi para festejar la canonización con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti –Brochero fue un religioso de origen cordobés–, y el presidente del PJ nacional, el diputado José Luis Gioja. En la comida, en un restaurante de Roma, también estuvieron la canciller Susana Malcorra, los ministros de Comunicaciones y Turismo, los cordobeses Oscar Aguad (UCR) y Gustavo Santos, y el ex gobernador José Manuel De la Sota.
“Siempre es positivo encontrarse con el Papa y confirmar que para mí siempre fue un líder moral”, señaló Macri a los medios sobre su reunión con Bergoglio.
Consultado en relación con las negociaciones con la central obrera, aseguro que el Gobierno “coincide” con los dirigentes cegetistas “en el diagnóstico y en que hay que ir evolucionando sector por sector para lograr mejores condiciones. Se viene la mesa del diálogo, aunque hay sectores con los que ya estamos hablando”, apuntó.
En este sentido, añadió que “el 70 por ciento de los nuevos empleos los van a crear las pymes”, aunque advirtió que “Argentina tiene futuro si genera la revolución de la educación pública”. Así, tras omitir cualquier autocrítica sobre las políticas de su propio gobierno que generaron en lo que va de la gestión 134 mil despidos, Macri volvió a plantear que el problema es que en los argentinos no tienen cultura del trabajo.
Como un reflejo de esa mirada sobre los trabajadores, la madre del Presidente, la empresaria Alicia Blanco Villegas, dijo ayer que para su hijo “no es fácil” tener que “ser el presidente de este país” porque “este es un país al que le falta la cultura del trabajo y el estudio. La gente no está acostumbrada y tiene que empezar a pensar con inteligencia”.
Macri ya emprendió el regreso y se prevé que hoy a las 6.40 de la mañana llegue a Buenos Aires, donde tiene agendado al mediodía un acto para anunciar la entrega de ambulancias a la Provincia de Buenos Aires.
Pagina 12

1 comentario:

Mariam suleiman dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.