12 de julio de 2016

Cruzados de brazos

La caída de la actividad y la recesión brasileña están afectando al sector automotor. Iveco suspendió a 500 trabajadores. En total, la industria suma 4150.
› Por Federico Kucher
El sector automotor atraviesa una fuerte crisis potenciada por el incremento de costos tras el tarifazo, la caída del poder adquisitivo en el mercado interno y la disminución de las ventas al exterior. Terminales de Córdoba iniciaron la semana con un pico de suspensiones de personal que afectará a casi 4150 trabajadores del sector, destacándose el de 500 empleados en la fábrica de camiones Iveco por cinco días hábiles.
Fiat y Volskswagen comunicaron también a parte de la plantilla que reducirán jornadas laborales, debido al sobre stock de vehículos por la falta de demanda. Las autopartistas, que no sólo tienen dificultadas por la caída de la actividad sino que ahora enfrentan la competencia de importaciones por la apertura, también evalúan aplicar suspensiones. La producción de automóviles anotó 224.038 unidades en el primer semestre, con retroceso de 14 por ciento interanual, según la cámara que agrupa a fabricantes de autos (Adefa).
Las suspensiones y los despidos en distintas actividades privadas fueron un fenómeno repetido en los últimos meses, cuando las políticas de ajuste y transferencia de ingresos hacia sectores de poder económico implicaron el achicamiento de la economía. El sector automotor, que en los últimos años ya había mostrado tensiones por floja performance de las compras de Brasil, potenció sus problemas tanto en el rubro de las terminales como de las autopartistas.
Cristiano Ratazzi, dueño de Fiat, fue uno de los empresarios que se mostró más optimistas con la llegada de Cambiemos y a pocos días de que asuma Mauricio Macri en diciembre pasado anunció inversiones por 500 millones de dólares. La firma automotriz, sin embargo, comunicó esta semana que 1300 empleados entrarán en suspensión de tareas por al menos 3 días. La medida fue imitada por Volkswagen, que dejó ayer sin tareas a 350 operarios, y la autopartista Montich está analizando si pone en cese de tareas a 400 operarios este viernes.
Las suspensiones de 500 trabajadores de Iveco permiten observar no sólo la dificultad en la industria automotriz, sino que refleja la falta de movimiento de toda la economía, ya que el volumen de producción de estos camiones de carga de mercadería adelanta cómo están evolucionando las ramas del transporte y, en forma indirecta, el comercio antes de que se conozca el indicador del PIB. Desde Adefa informaron que la producción de utilitarios sumó 102.714 unidades entre enero y junio, con un retroceso de 5,2 por ciento en relación con el mismo período de 2015. En la entidad de los fabricantes de vehículos detallaron además que el mes pasado la producción de camiones registró 19.272 unidades, con una contracción del 14,4 por ciento interanual.
Renault, en tanto, anunció una parada técnica en el establecimiento, con lo que 2000 empleados estarán sin actividades toda la semana. En este caso los empleados tendrán vacaciones y no suspensiones, caso en que los operarios reciben el 75 por ciento de la remuneración de una jornada normal de trabajo.
Pagina 12

No hay comentarios: